[PDF] Una semana contigo – Monica Murphy

descargar libros gratis xyz Una semana contigo Monica Murphy pdf y epub

Una semana contigo

libro Una semana contigo Monica Murphy descargar

Captulo 1

4 días para el da clave y restando

Drew [verbo]  acercar hacia uno, por medio de una fuerza o influencia inherente, atraer. La espero fuera del bar, apoyado contra la dura pared de ladrillo con las manos metidas en los bolsillos de la chaqueta y los hombros encorvados para protegerme del viento. Hace un frío de mil demonios y apenas hay luz por todas las nubes que cubren el cielo. No hay ni luna, ni estrellas. Es espeluznante, sobre todo porque estoy aquí solo. Si empieza a llover y ella todavía no ha terminado de trabajar, se acabó. Me voy. No necesito esta mierda. El pánico atraviesa mi cuerpo y respiro hondo. No puedo marcharme y lo sé. La necesito. Ni siquiera la conozco y estoy completamente seguro de que ella no me conoce a mí, pero aun así la necesito para sobrevivir. No me importa si esto hace que parezca una nenaza o lo que sea.

No puedo enfrentarme a la semana que viene solo. La música del pequeño bar retumba y oigo a la gente riendo y gritando dentro. Juraría que reconozco más de una voz. Se lo están pasando bien. Estamos en época de exámenes y la mayoría de nosotros debería estar estudiando, ¿verdad? Machacándonos en la biblioteca o doblados sobre nuestro escritorio, con la cabeza metida dentro de un libro o inclinada en nuestro portátil, repasando apuntes, escribiendo trabajos y todas esas cosas.

En lugar de eso, muchos de mis amigos están emborrachándose en este bar. A nadie parece importarle que solo sea martes y que todavía queden otros tres días de exámenes y entrega de trabajos. Es el momento de darlo todo, pero ellos prefieren centrarse en el hecho de que la semana que viene habremos acabado. Muchos de nosotros nos largaremos de este pequeño pueblo en el que vamos a la universidad. Como yo. Me habré marchado de aquí el sábado por la tarde. Aunque no quiero irme. Preferiría quedarme. Pero no puedo.

Su turno termina a medianoche. Se lo pregunté a una de las camareras que trabajan en La Salle cuando llegué, antes de que nadie más hubiera llegado. Ella estaba dentro, trabajando en la cocina, así que no me ha visto. Eso ha estado bien. No quiero que se fije en mí. Todavía no. Y mis supuestos amigos tampoco tienen por qué saber que estoy aquí. Nadie conoce mi plan. Temo que alguien intente convencerme de que lo abandone si se entera. Como si tuviera alguien a quien contárselo.

Puede parecer que estoy rodeado de amigos, pero ninguno de ellos lo es de verdad. No quiero que lo sean. Acercarse demasiado a alguien no trae más que problemas. La vieja puerta de madera se abre, las bisagras crujen, el sonido de dentro llega hasta mí como una explosión y choca contra mi pecho. Ella sale a la oscuridad, la puerta se cierra a sus espaldas con un ruido que rompe el silencio de la noche. Lleva un abrigo rojo, corto y grueso que parece tragársela por completo, haciendo que sus piernas, cubiertas por unas medias negras, parezcan increíblemente largas.

ENLACES

Área Protegida

Este contenido está protegido por contraseña. Verifique con una contraseña para desbloquear el contenido.

La contraseña es “librosgratisXYZ”

Related