[PDF] Se solicita novio urgente: Lia Belikov

descargar libro Se solicita novio urgente-Lia Belikov

Se solicita novio urgente

Se-solicita-novio-urgente-Lia-Belikov

Capítulo

Chico Raro

Paralizada, completamente aterrada y con los ojos tan abiertos como dos lunas llenas avancé hacia él; comencé a respirar de una forma irregular y mi pulso estaba desenfrenado.

Frente a mí estaba el momento que tanto quería retrasar pero a la vez experimentar; el chico estaba en posición vertical, jamás en mi vida había visto a alguien desnudo y por más guapo que lucía este no pude evitar temblar. El cuarto estaba frío y solo una pequeña luz azul formaba parte de la iluminación.

Me froté los brazos, humo salía de mi boca al exhalar, debíamos estar a unos 12 grados mínimo. Estaba nerviosa y por más que mi hermana mayor me había enseñado cómo actuar en esta situación no lograba recordar nada de eso en estos momentos, tenía la mente en blanco y cómo no, ¡Un chico desnudo estaba frente a mí!

Perdón Kat, pero las siete horas que pasaste explicándome se habían salido de mi mente en cuestión de un minuto. Me mordí el labio y avancé lentamente hasta llegar a donde él se encontraba.

Odiaba lo que traía puesto, mi ropa era tan ligera que el frío se colaba por mi piel erizándola por completo. “Vamos, tienes que hacer esto, no seas cobarde”, me mentalicé.

Cuando llegué junto al chico, ni siquiera sabía su nombre, me sorprendió la mirada vacía que tenía; sus ojos estaban tan abiertos como los míos y no pude evitar darle una segunda mirada a todo su cuerpo: brazos musculosos, abdomen plano y muy bien tonificado, y no había ni una sola parte desproporcionada en él. Me ruboricé pero tenía que concentrarme así que tomé la sábana blanca que yacía cerca de sus pies y lo cubrí hasta la cintura.

Él seguía con esa mirada perpleja en el rostro, ese rostro que revelaba a una persona como de veinte años. Viéndolo a los ojos sabía que no tenía nada que temer, respiré hondo y puse mi mano en su pecho, luego con mi otra mano acerqué el bisturí y justo antes de presionarlo contra su piel, mi mano tembló.

No iba a poder hacerlo, yo no tenía estómago suficiente como para abrir el pecho de este chico y menos aún cuando sus ojos inmóviles me estaban viendo. Retrocedí y miré nuevamente a mi hermana, que estaba justo detrás de mí con su uniforme azul y su rostro seriamente enfadado; no quería decepcionarla, pero si llegaba a ver una sola gota de sangre era capaz de vomitar todo lo que había comido en el almuerzo.

Mi mano seguía descansando en el cuerpo sin vida del muchacho y la retiré rápidamente como si me la hubiera quemado, no iba a hacer esto… de ninguna forma.

[Locker] The locker [id=74] doesn't exist or the default lockers were deleted.

Related