Padre rico, padre pobre para jóvenes ▷ Robert T. Kiyosaki

libros gratis xyz robert kiyosaki en pdf padre rico padre pobre para jovenes educaciòn financiera

La inteligencia financiera: Una nueva manera de aprender  Tú eres inteligente.

Antes que nada, aclaremos algo: ¡Tú eres inteligente! Quería asegurarme de que sabes eso desde el principio. Cuando yo estaba creciendo, mi padre siempre me dijo que todos nacemos inteligentes, que cada niño tiene un tipo especial de genio.

Me gustaba esa idea. Incluso a pesar de que no siempre tuve un buen desempeño en la escuela, en cierta forma sabía que la razón de ello no se relacionaba conmigo. Yo no era estúpido. Simplemente aprendía de manera diferente a la forma en que los maestros en la escuela esperaban que yo aprendiera.

Mi padre me enseñó a tener una buena actitud respecto del aprendizaje. Me enseñó a encontrar la mejor manera de aprender. Si no hubiera hecho eso, hubiera reprobado y abandonado la preparatoria o la universidad. Probablemente no me hubiera preparado para mi vida financiera.

Y no hubiera tenido la confianza necesaria para ser quien soy actualmente. Todos aprendemos de manera diferente. La clave consiste en encontrar la manera en que aprendes mejor. Cuando logres lo anterior, descubrirás tu propio genio personal.

El mito del coeficiente intelectual y la inteligencia.

Recuerdo que de vez en cuando en la escuela teníamos días en que nos presentaban todo tipo de pruebas. Esas pruebas eran descritas como “estandarizadas”. Yo siempre estuve intrigado por esa idea.

Cada persona es única, así que, ¿por qué se les evaluaba a todos de manera tan tajante? La verdad es que no hay dos personas que sean idénticas. Más tarde descubrí que las pruebas medían nuestro iq, siglas en inglés que significan “coeficiente intelectual”.

Se supone que un número de coeficiente intelectual representa la habilidad de una persona para aprender hechos, actitudes e ideas. Pero el coeficiente intelectual de una persona en realidad se reduce a lo siguiente: es un número que muestra la relación entre la “edad mental” de una persona (medida de acuerdo con la prueba estandarizada) y su edad cronológica (real).

A continuación ese número es multiplicado por 100, y el resultado es tu coeficiente intelectual. Cuando yo crecía, la gente pensaba que el coeficiente intelectual se conservaba igual a lo largo de toda la vida de una persona. ¡Cuán limitante! Afortunadamente, esa forma de pensar está cambiando.

Todos tenemos un estilo especial de aprendizaje.

En esas pruebas de coeficiente intelectual en la escuela, sólo se medía un tipo de inteligencia: la aptitud o talento de una persona para las palabras. ¿Pero qué ocurría si alguien no era una persona de palabras? A mí no me gusta mucho leer. ¿Significa eso que estoy atrapado con un coeficiente intelectual bajo? Actualmente la respuesta es no.

En 1983 un psicólogo llamado Howard Gardner publicó el libro Frames of Mind. En el describió siete tipos diferentes de inteligencia, no sólo uno. También sostiene la idea de que el coeficiente intelectual de la gente puede cambiar.

La lista de inteligencias del doctor Gardner, a las que también llama estilos de aprendizaje, ha creado un nuevo mapa para el aprendizaje de nuevas aptitudes e información, ya sea ciencia avanzada, costura básica o educación financiera.

[Locker] The locker [id=74] doesn't exist or the default lockers were deleted.

Related