PDF) Fue un martes — Whitney G

descargar libros gratis xyz

Fue un martes de Whitney G descargar pdf

Leí los titulares de la mañana por enésima vez y me obligué a sonreír. Intenté sentir algo, cualquier cosa, pero no me sirvió de nada. No era eso lo que se suponía que se sentía al «ganar», y lo sabía porque…, bueno, casi siempre ganaba.
A pesar de que caía una fuerte nevada sobre Manhattan, fui al balcón y vi a unos obreros instalar una nueva valla que decía: «¡Adelante, Grayson Connors!».

El año pasado había celebrado el campeonato con mis compañeros durante cinco días en una fiesta salvaje en Las Vegas. Habíamos rociado el avión del equipo con botellas de champán de mil dólares, habíamos exigido alojamiento de primera para el mejor equipo de la Super Bowl y habíamos disfrutado de una interminable atención por parte de mujeres que querían saber «qué se siente al acostarse con un campeón».
Pero este año, cuando el reloj del partido llegó a cero con el marcador a favor de mi equipo, no sentí nada. Soporté las entrevistas de los medios de comunicación con una sonrisa falsa en la cara, y no me molesté en volar con el equipo a Las Vegas. Me fui directo a casa y llamé a la policía para denunciar a todas las groupies que esperaban en la entrada.

Decidí hacer mi propia celebración privada, pero cuando examiné los quinientos contactos de mi teléfono, me di cuenta de que solo había dos personas a las que valía la pena llamar: mi madre y mi mejor amigo, Kyle. Por otra parte, a mi madre no le gustaba salir de su casa cuando nevaba si no era para una emergencia, y pedirle a Kyle que lo celebrara conmigo después de haber derrotado a su equipo era un poco egoísta. Incluso para mí.

«Se lo pediré el próximo fin de semana…».

Volví a revisar los contactos, esperando haberme saltado a alguien, pero los resultados fueron los mismos. Frustrado, lancé el aparato contra la pared y encendí la televisión.
Llamaron a la puerta mientras los locutores repasaban sus momentos favoritos del partido del domingo.
Confundido por el hecho de que el portero dejara subir a cualquiera sin pedirme permiso primero, me acerqué y miré por la mirilla.

ENLACES

Área Protegida

Este contenido está protegido por contraseña. Verifique con una contraseña para desbloquear el contenido.

La contraseña es: librosgratisXYZ