[PDF] En algun Lugar de tu mente – Ailina Shebelle

descargar libros gratis xyz En algun Lugar de tu mente Ailina Shebelle en formato pdf y epub online

En algun Lugar de tu mente

libro En algun Lugar de tu mente Ailina Shebelle descargar

Prólogo

Suspiré un segundo antes de abrir la puerta. Se podría decir que me daba un poco de miedo girar el pomo y no encontrar nada, salvo una soledad absoluta a mi alrededor. Tomé aire una vez más, esta vez de manera decisiva, colocando mi mano en el pomo frío. Lo sujeté con fuerza, cerré los ojos y tiré hasta dejar la puerta lo suficientemente abierta como para poder pasar.

Al ser pequeña y delgada no me sería muy difícil entrar por ese escaso espacio, aun así, abrí un poco más la puerta, sólo para echar un vistazo antes de precipitarme al fondo del salón. Un suave y delicado sonido me llamó la atención. Mis ojos buscaron en el interior sin ver nada, mis pies vibraron ante la expectación y quisieron moverse para seguir buscando. Entonces, el sonido se hizo más repetitivo.

La música de la guitarra sonaba de manera limpia, casi profesional, y ya no pude seguir aguantando la tentación de saber de dónde venía aquella maravilla. Di un paso tras otro, quedando a pocos centímetros de la puerta, la cual cerré a mi paso, y la oscuridad me inundó. Vacilé sobre si dar la vuelta y marcharme. La música se hacía más fuerte conforme mi cuerpo se acercaba a la más absoluta de las soledades, pero entonces pude verlo. Una luz radiante en medio de la sala. Parecía celestial, me llamaba. Giré, a saber por qué, y al encontrar la luz de nuevo algo había cambiado. Justo debajo del camino de luz había un chico.

Su pelo alborotado le tapaba casi toda la cara, sus manos se deslizaban bailarinas en las cuerdas de la guitarra, su cuerpo marcaba el ritmo dejándose llevar, sentado en el suelo. No sentí miedo, al contrario de lo que creí. Una sensación, sólo una. Una que me llenó de pies a cabeza mientras miraba extasiada a aquel muchacho, el cual debía hallarse tan hipnotizado en su trabajo musical, que ni tan siquiera levantó la vista un segundo.

Una lágrima se deslizó por mi mejilla y cayó al vacío. Pude oír cuándo llegó al suelo. Y él también. No dejó de tocar. Sus ojos, de un brillante color verde mar, recorrieron la lágrima, el suelo, mis pies, mis piernas, mi pecho, mi cuello, mi cara. Estaba serio, pero su rostro era amigable. No pude evitarle la mirada. Aflojó el sonido de sus notas, y sin dejar de mirarme directamente a los ojos, sus labios dibujaron la más espléndida de las sonrisas. Se la devolví instantáneamente, sin esfuerzo. Me era familiar, su cara, su pelo… quizá le conocía y no lo sabía, ¿pudiera ser? Quise acercarme. Quería tocarle, sentir que era real, que estaba ahí conmigo. Di un paso, sólo uno, y su sonrisa desapareció, cambiándola por un gesto de miedo. Y todo se volvió negro.

ENLACES

Área Protegida

Este contenido está protegido por contraseña. Verifique con una contraseña para desbloquear el contenido.

La contraseña es “librosgratisXYZ”

Related